Observatorio Ambiental de Sabaneta

Bienestar Animal

Conozca las Cinco Libertades de los Animales

El término bienestar animal designa el estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las vive y muere.

Un animal experimenta un buen bienestar si está sano, cómodo, bien alimentado, en seguridad, y si no padece sensaciones desagradables como dolor, miedo o desasosiego y es capaz de expresar comportamientos importantes para su estado de bienestar físico y mental.

Un buen bienestar animal requiere prevenir enfermedades, cuidados veterinarios apropiados, refugio, manejo y nutrición, un entorno estimulante y seguro.

Mientras que el concepto de bienestar animal se refiere al estado del animal, el tratamiento que recibe se designa con otros términos como cuidado de los animales, cría de animales o trato compasivo.

La Historia:

A decir verdad, es una de las causas que toca el corazón y la conciencia de muchos. Es un hecho que no siempre fue obvio el entender cómo asegurar específicamente la calidad de vida de los animales.

Que ellos tienen la capacidad de sufrir, sentir dolor, placer y gozo. Pero es difícil saber cuándo están irritados, estresados, deprimidos o aburridos.

¿Cómo mejorar sus condiciones y eliminar las amenazas en su calidad de vida?

Esa discusión ha ganado espacio desde que entró en la agenda de los gobiernos, empresas y consumidores en la década de los 60s. En 1964, fue la publicación de un libro Máquinas Animales en Inglaterra. Su autora, la periodista y veterinaria, Ruth Harrison, habló sobre  las pésimas condiciones y los maltratos a los que los animales eran sometidos. Ella mostró instalaciones en las cuales las cerdas apenas y tenían espacio para amamantar a los lechones, aviarios sobre poblados, bovinos sacrificados en condiciones crueles, entre otras condiciones degradantes. Por primera vez, los británicos supieron cómo eran criados los animales que producían los alimentos que llegaban a sus mesas.

El libro de Harrison, provocó un escándalo en la opinión pública que llevó al gobierno británico a crear un comité para investigar el asunto. Al frente se encontraban investigadores y científicos ya reconocidos por sus trabajos en las áreas de salud e inmunidad en la época.

Las conclusiones del reporte se publicaron en 1965. En realidad, la situación era mucho peor. Buena parte de los animales criados en Inglaterra vivían en espacio insuficientes para que pudiesen acostarse, darse la vuelta, cuidar su propio cuerpo de acuerdo con los hábitos que desempeñan en la naturaleza o estirarse.

Las Cinco Libertades de los Animales:

Dichas revelaciones llevaron a creación del Consejo de Bienestar de Animales de Producción. En 1979, este órgano publicó un documento con los principios que hoy dirigen las buenas prácticas de bienestar animal y la legislación al respecto.  Es una especie de declaración de los derechos de los animales, que conocen como las cinco libertades. Son las siguientes:

Estar libre de sed, hambre y desnutrición

Los animales deben tener acceso a agua y alimento en calidad y cantidad adecuadas para mantener su salud y energía, de acuerdo con la alimentación específica para cada especie.

Estar libre de incomodidades físicas o térmicas

Respetando los aspectos sociales de cada especie, debe evitárseles el estrés ambiental, brindando espacios adecuados para la expresión de sus comportamientos naturales (echarse, levantarse, andar). Es importante identificar los factores de estrés ambiental como: cambios extremos de temperatura, especies competidoras o predadoras, ruido (contaminación auditiva), olores (modulación de las feromonas, en especial las de alarma y en general todas las señales que involucren el canal químico de comunicación), la competencia descontrolada de animales cautivos, el confinamiento prolongado y la falta de actividad física y social, entre otros.

Estar libre de dolor, lesiones o enfermedades

Proveerles de medicina preventiva y curativa. Identificar e interpretar el comportamiento resultante del dolor (propio en cada especie), como posturas antinaturales, inactividad o quietud, irritabilidad, posturas rígidas, vocalizaciones anormales que son señales de hiporexia o anorexia, lamerse o hacerse mordeduras (generalmente en el área afectada).

Ser libre para expresar las pautas propias de comportamiento.

El bienestar no solo se limita al control del dolor y el sufrimiento; más bien presupone la manifestación natural del animal como aspecto fundamental. La mayoría de especies poseen su propia naturalidad conferida por su genoma (constitución genética heredada), en el que expresa su comportamiento natural.

Estar libre de miedos y angustias

Evitar condiciones que faciliten el sufrimiento mental del animal. Aliviar actitudes como hipervigilancia, hiperactividad, irritabilidad, comportamientos obsesivos compulsivos, tics, actitudes de temor o nerviosismo frente a la relación con el cuidador o con otros animales.

¿Sabes cuáles son los principios que fundamentan la Ley 1774 de 2016?

Principio de Protección Animal

El trato a los animales se basa en el respeto, la solidaridad, la compasión, la ética, la justicia, el cuidado, la prevención del sufrimiento, la erradicación del cautiverio y el abandono, así como de cualquier forma de abuso, maltrato, violencia, y trato cruel.

Principio de Bienestar Animal

En el cuidado de los animales, el responsable o tenedor de ellos asegurará como mínimo:

  1. Que no sufran hambre ni sed
  2. Que no sufran injustificadamente malestar físico ni dolor
  3. Que no les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido
  4. Que no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés
  5. Que puedan manifestar su comportamiento natural

Principio de Solidaridad Social

El Estado, la sociedad y sus miembros tienen la obligación de asistir y proteger a los animales con acciones diligentes ante situaciones que pongan en peligro su vida, su salud o su integridad física. Asimismo, tienen la responsabilidad de tomar parte activa en la prevención y eliminación del maltrato, crueldad y violencia contra los animales; también es su deber abstenerse de cualquier acto injustificado de violencia o maltrato contra estos y denunciar aquellos infractores de las conductas señaladas de los que se tenga conocimiento.

¿Sabes qué es maltrato animal?

Aunque existen numerosas definiciones de maltrato animal, se puede definir como el comportamiento socialmente inaceptable que causa el dolor, sufrimiento, angustia y/o muerte de un animal, ya sea por acción u omisión (Ascione, 1993), Igualmente la jurisprudencia colombiana lo ha considerado como el padecimiento, abuso, violencia y trato cruel para con los animales.

(Sentencia 666 de 2010 de la Corte Constitucional 1; Ley 84 de 1989 y Ley 1774 de 2016).

¿Cómo se puede clasificar el maltrato animal?

Negligencia

Es la incapacidad o la falta de brindar todas las necesidades que un animal requiere para una tenencia responsable. Muchas ocurren normalmente por ignorancia del propietario, información que se debe tener en cuenta para garantizar una intervención apropiada que procure en la mayor medida, el bienestar tanto del animal como de la persona responsable.

Maltrato intencional

Son todas las acciones que se realizan deliberadamente y que tienen como intención lastimar de forma física o psicológica a un animal. Esta categoría es la más preocupante debido a su impacto en el bienestar animal y su relación directa con otros tipos de maltrato o problemas presentes a nivel doméstico y comunitario.

¿Qué se debe hacer en caso de presenciar un caso de maltrato animal?

  1. Si está siendo testigo de casos de maltrato animal donde corre peligro inminente la vida del animal deberá poner en conocimiento a la Policía Nacional de Colombia a través de la línea 123 o denuncia por escrito en las inspecciones de policía y siga las instrucciones de las autoridades.
  2. Asistencia médico veterinaria que salvaguarde la vida del animal afectado. Tenga cuidado de no poner en riesgo la integridad propia y de las demás personas, así mismo realice acciones de localización del responsable del animal. En caso de animales silvestres se debe adelantar el proceso por parte de la Autoridad Ambiental.
  3. Consecución y resguardo de pruebas a través de videos, fotografías, testigos u otros que permita el caso. En caso de muerte del animal promueva el resguardo de los elementos de prueba en la escena de los hechos mientras llega la Policía.
  4. Tome nota de nombres y datos como dirección, testigos y otros que surjan en el procedimiento.
  5. Preferiblemente con todo el material probatorio identifique las conductas del presunto maltrato en la matriz del apéndice 1 e instaure la correspondiente DENUNCIA ante el inspector de policía (lesiones leves o negligencia al animal) o en la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía General de la Nación (lesiones graves o muerte del animal).
    Asegúrese de conocer la protección que le brinda a los animales las leyes 1774 de 2016, 84 de 1989, 5 de 1989 y otras concordantes con la jurisprudencia.
  6. Si considera que las autoridades competentes no están dando cumplimiento a las disposiciones legales, puede acudir a la Personería municipal, a la Defensoría del Pueblo o Procuraduría General de la Nación.

NOTA: En caso que no esté en peligro inminente la vida del animal tenga en cuenta desde el numeral 3.

QUE CONSTITUYE MALTRATO ANIMAL.

El maltrato animal es definido como un comportamiento irracional de una persona hacia un animal con el objetivo de causarle sufrimiento, estrés o, incluso, puede llevarlo a la muerte. El espectro del maltrato o crueldad animal va más allá de solo la provocación de algún tipo de daño.

El maltrato animal es un grave problema social al que no siempre damos la importancia o la atención que merece, pese a que cientos de animales son víctimas del abandono y vejaciones anualmente.

Son muchas las formas de maltrato: desde no alimentar al animal correctamente o no brindarle unas condiciones higiénico-sanitarias óptimas, hasta el castigo físico o psicológico.

En nuestra mano está colaborar para evitar el maltrato animal denunciando ante las autoridades o asociaciones en defensa de los animales cualquier abuso. Solo así podremos poner fin a este tipo de actos y conseguir que los responsables de los mismos paguen por su conducta violenta ante la ley.

PARA TENER EN CUENTA.

Resulta indudable que el sufrimiento de los animales es un aspecto clave en el debate sobre su bienestar. Por lo tanto, las situaciones que causan sufrimiento –tales como el dolor o el miedo, por ejemplo-, constituyen un problema de bienestar.

La incapacidad del animal de adaptarse al entorno causa sufrimiento y, por lo tanto, estudiar los parámetros que permiten cuantificar el grado de adaptación de los animales aporta información útil sobre su bienestar.

Hay conductas “naturales” que son importantes en sí mismas y, por lo tanto, los animales deberían mantenerse en un ambiente que permitiera la expresión de tales conductas.

Bienestar no es sinónimo de salud. En efecto, la salud es un aspecto muy importante del bienestar, pero el concepto de bienestar es más amplio e incluye otros aspectos.

Fuente: Guía para manejo de denuncias en caso de maltrato animal, Ministerio del Interior.

Ir al contenido